Cerveza SOUR

15 abuztua, 2019

En el local de Algorta (Etxeandia Garagardotegia), hemos pinchado un barril de cerveza Sour de UrbanBeer. Es una cerveza que está creando grandes debates. Hay quien le está gustando y a quien le parece “demasiado diferente”.

En todo caso, este estilo, es un gran desconocido entre nosotras, que pretendo, con esta entrada y ofreciéndola en el local, darla a conocer. A pesar, he de reconocer, que no tengo idea de fabricarla por el momento; y es que… bastantes problemas tenemos ya los cerveceros, de normal, con los “bichitos”, como para encima invitarlos a casa… (la cita es de un gran cervecero: Txelu de Baias ).

Sour significa agrio en francés (en Inglés, también). El nombre la describe perfectamente ¡Es una cerveza agria!

Estas cervezas pueden tener diferentes niveles de agridez (¿se dice así?), en función de los ingredientes (tipos de malta, especias, lúpulo, frutas,…). Ya habíamos probado otra cerveza con un punto de agridez (¡qué mal suena!) de UrbanBeer antes, pero la que tenemos ahora es totalmente agria (una auténtica Sour).

El estilo de cerveza agria más conocida es la Lambic, pero también está la Berlines Weisee, que es precisamente la propuesta que nos presentan los de UrbanBeer.

¿Cómo se hace?

Hoy en día el fermentado del mosto cervecero se hace en ambiente esteril, evitando que otros microorganismos que no sean las levaduras de cerveza fermenten en la bodega. Las cervezas agrias, tradicionalmente, fermentaban en ambientes “contaminados” por otros microorganismos que no eran levadura de cerveza, que a su vez producian fermentaciones diferentes. A estas se les llama levaduras silvestres, aunque no es muy exacto, ya que realmente algunas de ellas nisiquiera son levaduras (hongos), sino bacterias.

Los bichitos que se suelen utilizar para elaborar las Sour, suelen ser: Lactobacilus, Brettanomyces y Pediococcus. Hoy en día, como podéis imaginar, estos fermentos pueden adquirirse e inocularse en el mosto voluntariamente.

Aunque puede parecer fácil de hacer, realmente son fermentaciones muy lentas, que además necesitan de maduraciones prolongadas, con resultados inciertos. Pero como ventaja es que son muy estables, no pueden contaminarse… Ya lo están…

No añado receta, como suelo hacer habitualmente, porque nunca he realizado una de estas cervezas… ¡Bastante tengo!